Bordes sí o bordes no. De la pizza… claro.

Dicen que nuestro comportamiento habla sobre quienes somos.
Hoy traemos un post interesante a cerca de varias cuestiones muy típicas.

1. Comerse el borde de la pizza Vs. Dejarse el borde de la pizza.
Veamos como eres según actúes.

– Si te comes el borde…
Eres una persona decidida, tradicional y fan incondicional de la pizza. Tanto que, de no ser porque la caja es de cartón, lamerías las esquinas de queso y tomate hasta sacarles brillo. Porque un pedazo de pizza no se acaba donde termina el queso, la masa es algo jugoso de lo que también se pude disfrutar, ¿no?

– Si te dejas el borde
Ups, entonces eres de los que hacen distinción entre la vida “con” y “sin” sabor. Eres una persona que sabe lo que quiere y va a por ello, dejando de lado toda distracción y disfrutando de cada pequeño detalle. La combinación de ingredientes y texturas te resulta tan sabrosa, que bien podrías considerarla un pecado capital.

AH!
Hay una tercera variante, muy curiosa también.
Hay una pequeñísima parte de la población, que se deleita con cada bocado de su suculenta y sabrosa pizza, dejando apartados todos y cada uno de los bordes, perfectamente cortados y alineados a un lado del plato para comérselos al final.
Quizá incluso con el toque de algún aderezo como salsas o algún otro ingrediente. Son pacientes y no les importa esperar para obtener su recompensa. Porque con la pizza, nada es suficiente.

¿Coincide con tu personalidad?
Déjanos un comentario en nuestro post.

×