Crazy, stupid, love

Una de las escenas más míticas de Ryan Gosling, haciendo del personaje Jacob Palmer, como no podía ser de otra manera, tomando un buen trozo de pizza.

Para todo aquel que no haya visto este film, Cal Weaver está viviendo el sueño americano.
Él tiene un buen trabajo, una casa preciosa, niños excelentes y una esposa hermosa, llamada Emily. Sin embargo, la aparente vida perfecta de Cal se derrumba cuando descubre que Emily le ha sido infiel y quiere divorciarse. Ahora, con más de 40 años, e inesperadamente soltero, Cal ingresa al vicioso mundo de las citas románticas. Jacob Palmer decide ayudar a Cal y le enseña a tener éxito que no conseguía antes.

Una comedia romántica, que recomendamos para una tarde de verano.