La vida es bella :)

¡Buenos días, princesa!

¿Quién no ha escuchado esta frase?
¿A quién no se le viene a la mente la película italiana de La vida es bella?

En el año 1997, Roberto Benigni dirigía, escribía e interpretaba la que, sin duda, es su película más famosa: La vida es bella.

A punto de estallar la Segunda Guerra Mundial, Guido Orefice, un alegre, divertido y carismático joven de origen judío, llega a Arezzo con la intención de abrir una librería. Allí, conoce a Dora con la que se casa y tiene un hijo. Al comenzar la guerra, los tres son internados en un campo de concentración, Guido hará todo lo posible para que su hijo no se de cuenta de la horrible situación que están viviendo y que todo parezca un juego.

La vida es bella no sólo es una de las películas italianas favoritas de todo el mundo, si no que se trata de una de los mejores largometrajes de todos los tiempos. La vida es bella es un film entrañable, una historia sobre el Holocausto que te hace reír y llorar, pero que no te deja con el amargor de otras películas de la misma temática como La lista de Schindler. Se basa parcialmente en la experiencia real del padre de Roberto Benigni.